Connect with us

Opinión

Desobediencia, el nuevo Pecado Capital

Definidos como tentaciones que llevan a las personas a satisfacer sus deseos a toda costa, lo que implica cometer pecados para lograrlo, la lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia son Pecados Capitales que siguen vivitos y coleando. Solo basta con mirar un poco atrás para ver como muchos de nosotros, voluntaria o involuntariamente, ha practicado uno. Y admitirlo no solo es un acto de gran voluntad, sino también de mucha humildad de cara al futuro.

Y justamente de humildad y futuro se tratan estas líneas, escritas en medio de la peor crisis sanitaria que enfrenta Chile y el mundo producto de la pandemia por el Coronavirus. Las autoridades y cuerpos médicos han sido majaderos en reiterar que para evitar su propagación es vital mantenerse en casa, no salir y respetar la cuarentena.

Sin embargo, vemos a diario como personas de todos los estratos sociales se apilan en largas filas, trotan, andan en bicicleta, hacen fiestas, no respetan el metro de distancia social, viajan en locomoción colectiva, se van a la playa y abarrotan mercados persas. En fin, hacen caso omiso a las advertencias con toda arrogancia y cero respeto por el prójimo.

Es vital y necesario, entonces, que cada uno mantenga el asilamiento y la obediencia a las normas sanitarias para evitar que la lista de muertos aumente. Hay que hacerlo ya.

Patricio Drago Torrijos, Director “El Amanecer de Lo Herrera”

Ver nota completa
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Bicentenario de San Bernardo: ¿Hacia dónde vamos?

Por: Alvaro Jorquera M., Cientista Político y Máster en Desarrollo Local

Hoy, 9 de febrero de 2021, se cumplen 200 años de existencia de la ciudad de San Bernardo, fundada por allá en 1821 por Domingo Eyzaguirre Arechavala.

El San Bernardo de hoy dista enormemente del caserío de la primera mitad del Siglo XIX. Hoy es una comuna de más de 300 mil habitantes, con un área urbana consolidada y un sector rural que lentamente va retrocediendo. Una gran ciudad con los beneficios y costos propias de su condición.

No, la verdad es que no quiero hacer de esta pequeña columna un relato de la historia de San Bernardo. Tampoco quiero hacer un análisis comparativo entre lo que fuimos y lo que somos. Lo que quiero plantear es una mirada de futuro, una mirada del “hacia dónde vamos”

Y quiero plantearme desde la preocupación. He tenido la oportunidad de recorrer la comuna de San Bernardo durante los últimos tres años, y de la conversación con las vecinas y vecinos, y por cierto del análisis propio, es que la verdad no sabemos hacia dónde va nuestra comuna.

San Bernardo podemos imaginarlo como un gran trasatlántico que está a la deriva en medio del océano, y que por lo tanto no avanza con dirección conocida.

Por ello es que se hace necesario que este transatlántico tenga una conducción, que utilice instrumentos que le permitan orientarse y definir su destino a alcanzar.

¿Y cómo hacemos para dar un golpe de timón y comenzar a avanzar hacia ese destino? La respuesta fácil sería que “elijamos a un alcalde o alcaldesa que nos de luces y nos conduzca hacia un futuro mejor”. Sin embargo, mi opinión es que el timón de este gran barco debe tomarlo la ciudadanía y el destino de nuestro viaje pensado y definido por la propia gente.

Este bicentenario es un buen momento para repensar y mirar hacia adelante. El llamado entonces es a mirar el futuro y prepararnos para los nuevos desafíos. El destino de San Bernardo depende de nosotros, de las vecinas y los vecinos.

Por lo pronto, esta década que comenzamos debiese ser transitada con un 2030 como nuevo horizonte.

Miremos ese lejano año 2030 como una nueva oportunidad para nuestra comuna. Pero, esta vez hagamos el esfuerzo para que en el momento de llegar al 2030 podamos mirar hacia atrás y constatar que hemos avanzado por un camino trazado.

Por nuestros hijos, que nunca más nos ocurra lo que hoy sentimos. Que nunca más nos pase que no tenemos claridad para dónde va nuestro San Bernardo.

Alvaro Jorquera M.

Cientista Político y Máster en Desarrollo Local.

“Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten, y no representan necesariamente el pensamiento de este medio de comunicación independiente”.

Continuar leyendo

Opinión

San Bernardo después de Nora Cuevas: en búsqueda de nuevos liderazgos

Por: Andrés Sánchez F., Licenciado en Ciencias Jurídicas.

Se acabó la espera. El Presidente Sebastián Piñera promulgó la ley que limita la reelección de autoridades por lo que Nora Cuevas Contreras dejará de ser la alcaldesa de San Bernardo luego de 12 años de gestión.

Y las reacciones en el mundo político comunal no se hicieron esperar luego de conocida la noticia de Palacio. Llamadas y comentarios en redes sociales coparon la agenda informativa de la tarde e, incluso, aparecieron candidatos ofreciéndose para optar al principal sillón local.

En tanto, Nora Cuevas aclaró en una entrevista a Radio Bio Bio que su intención es postular a la Cámara de Diputados. “Aquí estás hablando con una futura diputada”, fueron sus palabras precisas, añadiendo que “no me fui perdien en las urnas, me fui por ley y eso es una historia muy linda que termina con mi período de alcalde”. Pues bien, tal declaración es una muestra de confianza absoluta, y aunque su gobierno comunal se encuentre debilitado, no es menos cierto que la edil aún goza de popularidad.

No obstante lo anterior, algunos actores poíticos ya iniciaron su carrera electoral y se hace urgente el debate de ideas, sobre todo si consideramos la cantidad de necesidades que tiene la comuna y que deben ser atendidas. Hablo de la delincuencia sin control, la extrema y precaria situación económica de miles de sambernardinos y las nefastas consecuencias del Covid-19.

Entonces, estos problemas piden a los aspirantes al edificio consistorial de calle Eyzaguirre soluciones y planes de trabajo distintos a los de la actual administración, es decir, con más profesionalización y calidad en los procesos, para otorgar las soluciones concretas a la ciudadanía.

Así las cosas, ante la falta de definición de la Unión Demócrata Independiente (UDI), podemos apreciar la ascendencia de tres figuras que corren con cierta ventaja. En primer lugar, se encuentra la actual concejal Jovanka Collao, quien ya dio un golpe mediático significativo en 2019 al anunciar su renuncia a Renovación Nacional (RN) para competir con Nora Cuevas. En aquella ocasión el mundo político reaccionó de diversas maneras, reconociéndole su valentía.

Por otro lado, desde la institucionalidad partidista se encuentra el ex consejero regional del Partido Socialista Christopher White (PS), quien por segunda vez buscará instalarse en el segundo piso sanbernardino. El profesor de Biología ya sacó algo más de 10.000 votos en la elección pasada y su popularidad política es alta a pesar de su corta edad de 35 años.

Finalmente, en esta mirada a priori de los candidatos locales se encuentra el dirigente y líder vecinal Christian Pino, quien lleva cuatro años recorriendo la comuna. El ex militante del PS ha logrado notoriedad después de organizar un aplaudido plan de sanitización en muchos sectores de la comuna.

San Bernardo tiene hoy un margen de tiempo importante para analizar las propuestas de las nuevas candidaturas a un sillón alcaldicio que, impajaritablemente, tendrá una rostro nuevo. Sin embargo, lo más importante es que los vecinos volverán a tener en sus manos el destino de la comuna, por lo que deberán informarse bien de las propuestas que vendrán y que podrían permitirle a San Bernardo tener los cambios que necesita. De usted dependerá elegir bien.

Andrés Sánchez F.

Licenciado en Ciencias Jurídicas

“Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten, y no representan necesariamente el pensamiento de este medio de comunicación independiente”.

 

Continuar leyendo

Opinión

Terremoto Sanitario

Por: Jovanka Collao M., concejala

Es increíble que una partícula de 120 nanómetros, es decir, de un tamaño de 0,000012 centímetros, haya paralizado al mundo y obligado a vivir de una manera diferente, modificando nuestras rutinas, formas de desplazarnos, estudiar y, principalmente, trabajar. Y me detengo en este último concepto por la grave situación que viven varias familias de la comuna de San Bernardo, que lamentablemente no pueden realizar sus labores por internet ni optar a turnos éticos. Hablo de trabajadores que viven el “día a día” y que necesitan de nosotros, que formamos la sociedad civil.

Es valorable la organización que las personas han mostrado para impactar en su entorno al preocuparse por el otro, por el prójimo. Aportando lo que pueda desde sus posibilidades, esta sociedad civil ha desarrollado alianzas y un trabajo mancomunado en la figura de vecinos, dirigentes y autoridades. También entrego mi reconocimiento y admiración al personal sanitario, que vive congestionado desde hace años y que hoy también toma en sus manos la mochila enorme de la pandemia.

Se torna necesario, entonces, tratar de reconstruir todo lo que ha dejado este gran remezón sanitario, utilizando nuestras mascarillas, teniendo un aseo frecuente de manos y, por supuesto, la distancia entre las personas. Sólo unidos no le daremos espacio al COVID-19, pero sí a la nueva ideología de la solidaridad de villas y juntas de vecinos, donde nadie busca sacar partido.

Jovanka Collao M.

Concejala

Ilustre Municipalidad de San Bernardo

Continuar leyendo

+VISTO

Todos Los Derechos © 2019 - Desarrollado por Lookandfeel