Connect with us

Comunidad

"Historias de San Bernardo", por Marcelino Romero C.

Una población perdida en la historia

La población “Pozo de Lastre”, que rebautizada como “Eliseo Viera”, estaba ubicada entre Carbomet y La Selva (al oriente del desaparecido pozo Adasme entre los años 1966 y 1968).

En la década del ’60, San Bernardo pasaba aceleradamente de ser un pueblo rural de comienzos del Siglo XX a una urbe industrial que sumaba dificultades a los nuevos asentamientos que se instalaban y que no contaban con los elementos necesarios para soportar el peso de la creciente población.

Pero hagamos un pequeño recuento. San Bernardo había vivido un exponencial crecimiento urbano con la instalación de la maestranza de ferrocarriles en la década del ’20, sumándose otras industrias como Carbomet, en Nos, y aquel cordón de empresas que comenzó a levantarse hacia el sector de Lo Espejo. Esto hizo crecer también la planta municipal y la del Estado, y luego la de hospitales, juzgados, cárceles y comercio. Todo, para responder a la necesidad de los trabajadores de salud, orden y diversión, etc., aportando más trabajadores (y sus familias) a la comuna.

Al mismo tiempo, Santiago vivía una crisis habitacional (ya arrastrada hace décadas) por el centenario arranchamiento en los márgenes del Mapocho, la crisis de producción de salitre, la migración campo-ciudad y una decadente y dolorosa marginalidad. Y la que se trataba de combatir con leyes como la Ley de Habitación Obrera (1906), que crea la Caja de la Habitación Popular (1943) o la llamada operación Sitio y la Corvi (1954). Estas políticas empujaron a cientos y miles de empobrecidos pobladores a cruzar el zanjón de la Aguada al sur en búsqueda de una vivienda y un espacio para sus familias. el Siglo XX promediaba su existencia.

Es así que llegamos a mediados de siglo en San Bernardo. En el territorio comprendido entre San Bernardo y Nos se levantaron en 1943 las primeras naves de la población Carbomet, al extremo norte del recinto perteneciente a la fábrica del mismo nombre y que ocupó los terrenos del extinto fundo “Las Lilas”.

Una década más tarde, se levanta la población de obreros en el sector de La Sota y que toma el nombre de La Selva, colindante con otra población obrera, la Sociedad Cooperativa Benjamín Viel, ambas fruto del aporte de los trabajadores organizados en cooperativas patrocinadas por el Gobierno de turno.

Pero no todas las poblaciones correspondieron necesariamente al proceso de organización de cooperativas, porque la falta de una respuesta que lograra una mayor absorción de pobladores, sobre todo previamente dispersos laboralmente, genera una fuerte sociatividad en torno a campamentos irregulares y tomas de terreno. Aquí destacan los casos de “Valle Verde”, “Pablo de Tarzo” o “Lenin” (rebautizado como Villa “La Paz” tras el Golpe de Estado de 1973).

Lo que sucede es que en los alrededores de Santiago, en tan solo cuatro años (1967 a 1971) se levantaron 155 tomas de terreno apoyadas por partidos políticos, la Iglesia y el Estado, proceso del cual San Bernardo no estuvo ausente como hemos visto ya.

Pero no todos los campamentos fructificaron, quedando algunos en el olvido y perdidos en la historia una vez dispersos o erradicados. Sin embargo, hoy existen documentos que datan y atestiguan su presencia dando el punto de partida para buscar su historia y memoria. Este es el caso de la población “Pozo de Lastre”, que rebautizada como “Eliseo Viera”, estaba ubicada entre Carbomet y La Selva (al oriente del desaparecido pozo Adasme entre los años 1966 y 1968).

Durante la década de 1940, Samuel Adasme, imponente en la Caja de Previsión de los Ferrocarriles del Estado, llega a ser el propietario de los terrenos adyacentes al cerro que lleva su apellido hasta hoy, conocido popularmente como Quimey. Junto con ello también se hace poseedor de una franja de terreno al otro lado de la calle Portales, un humedal rodeado de una densa arboleda y que rodeaba un pequeño cuerpo de agua conocido a su vez como Pozo Adasme.

Al parecer fue durante la segunda mitad de los ‘50 cuando estos terrenos pasaron a pertenecer a EFE, quien lo utilizó como sitio de extracción de áridos para balasto de vía férrea, generando así una depresión en el terreno que inundado generaba un segundo pozo. Este último pozo, a medida que las obras de la Maestranza comenzaron a diversificarse y crecer, comenzó a ser utilizado como como depositario de restos industriales remanentes de la labor ferroviaria pasando a ser conocido este tramo como “Pozo de Lastre” al cual acudían en su niñez temerarios niños en busca de un sitio de baño a pesar de lo altamente riesgoso del lugar.

Con todo, la ubicación del sitio entre dos poblaciones consolidadas, la relativa cercanía del centro de la comuna, una avenida y la presencia del ferrocarril, hacían del mismo un lugar un sector ideal para aventurar la construcción de una población. Así que alrededor de 100 familias (1965-66) llegaron a aquel lugar, que recibe el digno nombre de “Eliseo Viera” tras considerarse denigratorio el título de Población Pozo de Lastre.

Presumo que el nombre representa a un dirigente de dicha toma, ya que es posible rastrear en archivos como un vecino de San Bernardo, de ocupación carpintero y que fue administrador provisorio del matadero municipal en los 40 (en San Bernardo hay dos inscritos con el mismo nombre en esta época, ambos hermanos hijos de Eliseo Viera padre, que solo se diferencian por su primer nombre, Arturo Eliseo y Eduardo Eliseo Viera Apablaza).

El asentamiento, reconocido por los antiguos vecinos de Carbomet como pobre, trató de consolidarse solicitando del municipio provisión de un arranque de electricidad, entre otras solicitudes. En enero de 1968 una solicitud alcaldicia para la instalación de un campanillero en el cruce ferroviario vehicular y peatonal de La Selva, señala la población Eliseo Viera como uno de los sitios poblados que necesitaban seguridad en dicho cruce.

Sin embargo, tal vecindario no prosperó. Relatos de vecinos señalan que un duro invierno golpeó duramente al campamento el cual tuvo que ser auxiliado por las poblaciones aledañas y luego de este suceso camiones trasladaron a los pobladores y sus familias hacia una erradicación que no hemos podido determinar aún.

Durante la década de los ’90, una nueva ocupación de pobladores se dio en el mismo sitio corriendo la misma suerte al cabo de unos años. Dispersos por la política de erradicación de la época también su rastro en el lugar se ha ido perdiendo y poco ya se recuerda de aquel asentamiento.

Y así es como se diluye esta historia, entre unos pocos documentos hallados y memorias de testigos que comienzan a perderse , y que no han podido precisar fechas más solo concuerdan en las crudas imágenes del campamento. Ahora es materia nuestra buscar a los protagonistas de esta historia, buscar sus testimonios y desempolvar los archivos que escriban y den sustento a esta historia que por ser de San Bernardo también es nuestra historia, la de nuestros vecinos, la de nosotros mismos.

Marcelino Romero C. / Licenciado en Historia y Ciencias Sociales
Profesor de Historia y Cs. Sociales

Ver nota completa
Haz clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comunidad

Por nueva Autopista Privada Orbital Sur Santiago

La expropiación sacude a los vecinos de Lo Infante

La familia González Abarca fue informada hoy que deberá negociar sus tierras para permitir la construcción del trazado. De la promesa del MOP de tener participación ciudadana y considerar opinión de los vecinos, nada. Y advierten que no venderán ni un pedazo. La Estancilla de Nos también se suma al rechazo.

“La definición del trazado considera vital un proceso de participación ciudadana. Acá pesará la opinión de los vecinos”. Con estas palabras, el Ministerio de Obras Públicas y la consultora “Engage” informaban en 2017 a la comunidad de Lo Herrera los alcances del proyecto de construcción de la Autopista Privada Orbital Sur Santiago, que cruzará e impactará en la zona norte de las provincias del Maipo y Talagante, específicamente las comunas de San Bernardo, Calera de Tango y Peñaflor.

En la oportunidad, en la sede social de la cooperativa los representantes de “Engage”, Alvaro Castro y Fairuz Fallouh, mostraron planos y los puntos más relevantes de un proyecto que busca descongestionar las arterias principales cercanas a Lo Herrera como, por ejemplo, camino Calera de Tango, camino Santa Inés, Eliodoro Yáñez y El Barrancón. Hasta acá, todo claro.

Plano de la autopista presentado en la reunión por la consultora “Engage”.

Sin embargo, vecinos de la localidad de Lo Infante no tuvieron hoy un buen despertar luego de que les informaran que sus terrenos serán expropiados por la construcción del trazado. De la consulta ciudadana y lo importante de la opinión de los vecinos, nada.

Los afectados con la noticia son Ana González Abarca y su hermano Gustavo que, dueños de tres hectáreas, se enteraron súbitamente de que deberán negociar una de ellas.

“Llegó un señor a mediodía informándonos que se expropiarán nuestros terrenos y que más adelante se agendará una reunión con el Ministerio de Obras Públicas para negociar el valor del terreno. Es más, sacó algunas fotos y nos mostró el diseño del trazado en su teléfono celular. Quieren una hectárea de las tres que poseemos”, precisó Gustavo.

“NO VENDEREMOS NI UN PEDAZO”

Con la misma claridad, ambos hermanos precisaron a El Amanecer de Lo Herrera que “no venderemos ni un pedazo de esta tierra porque es nuestra, tenemos un gran cariño por ella ya que acá también vivió nuestro padre, que lamentablemente falleció haces 6 meses. De hecho, a don Alberto Baeza, vecino nuestro, tampoco le han dicho que la autopista le corta toda la hectárea”, completó Ana.

“Nunca hubo reunión previa, nunca nos han contado detalles de esta idea. No sabemos nada de nada”, agregó.

Los hermanos González Abarca advierten que no venderán.

Volviendo a la reunión del 2017, los representantes de la consultora “Engage” precisaron que “los estudios demuestran que Lo Herrera verá en el futuro una mayor crecimiento habitacional, lo que lógicamente aumentará aún más el tránsito de vehículos y camiones. El proyecto, que consta de tres tramos, sólo estima expropiación de terrenos agrícolas pero bajo ningún punto de vista se verán afectados ni perjudicados los canales de regadío”.

También precisaron en ese momento que “sin tener aún fecha de inicio de las obras como tampoco el costo, la Autopista Privada Orbital Sur Santiago, cuyos capitales serán mayoritariamente privados, es un proyecto que conectará centros urbanos importantes y dinámicos, tendrá rentabilidad social con un importante impulso público y no requiere subsidio directo.

Respecto de los riesgos, agregaron, “tienen que ver con aspectos medioambientales y territoriales (expropiaciones). Sin embargo, la definición del trazado consideró minimizar este impacto y el proceso de participación ciudadana es vital. El Ministerio de Obras Públicas deberá elegir una de las tres alternativas para dar el vamos al proyecto, pero pesará la opinión de los vecinos”.

En aquella reunión también detallaron que el tramo de la Autopista Privada Orbital Sur Santiago nace en Avenida Padre Hurtado (ex Los Morros), se viene paralela al Río Maipo, cruza la Ruta 5 Sur, pasa entre la “Casita de Las Alemanas” y Frigorífico Frusan, luego cruza Avenida El Barrancón para terminar en la Autopista 78. Están considerados los respectivos sobre niveles y TAG o peaje.

LA ESTANCILLA DE  NOS DICE NO

Misma posición de Lo Infante tienen en La Estancilla de Nos, localidad ubicada al oriente de la Autopista Central y que también se verá afectada por el trazado. “En 2018 vinieron a una reunión y explicaron todo, y nuestros vecinos están en contra. El MOP no fue capaz de ayudarnos con el tema del tag y aun así nos imponen esta carretera, dividirán a la Estancilla de Nos en dos. Con esto sumar que no tenemos agua, áreas verdes, sede ni alcantarillado. Y aun así esta carretera es sin acceso a nosotros”, dijo el presidente de la Junta de Vecinos, Franco Orellana.

DELH

Continuar leyendo

Comunidad

Por primera vez sale del anfiteatro municipal

Vía streaming, sin desfile y escenario en el parque: hoy se lanza novedoso 50º Festival del Folclore

La pandemia obligó al municipio extremar esfuerzos para realizar un certamen que, si bien suspende su desfile inaugural y la feria tradicional de artesanía, tendrá su Primer Festival de la Canción de Raíz Folclórica. ¿Los animadores? La actriz Sigrid Alegría y Sergio Campos.

Virtual, sin público presencial, escenario ubicado en el Parque “García de la Huerta” y la actriz Sigrid Alegría y el periodista Sergio Campos como animadores son las principales características que tendrá el 50º Festival del Folklore de San Bernardo, que será lanzado oficialmente esta mañana en la Casa de la Cultura.

Pese a la situación excepcional producto de la pandemia del Coronavirus, el municipio y su departamente de Cultura extremaron esfuerzos para no suspender este certamen que, altamente significativo para la comuna, se realizará los próximos 29, 30 y 31 de enero de 2021.

Dentro de los cambios que tendrá la versión bicentenaria del certamen, y que responde a los protocolos estrictos de salud que exige el Ministerio de Salud, está la suspensión del desfile inaugural, la feria de artesanía y el patio de comidas. Tampoco se ocupará el anfiteatro del Estadio Municipal y no se instalará la villa folclórica. Lo que se mantiene es el traslado de la Virgen del Carmen desde el Templo Votivo de Maipú, el Premio Cultura Tradicional, Artesanía Tradicional y el concurso del afiche. En cuanto a los animadores, destacará la presencia de la actriz Sigrid Alegría y Sergio Campos.

“El festival ha vivido diferentes vicisitudes a lo largo de sus 50 años,  ya sea políticas, económicas o sociales, pero el evento siempre se ha mantenido y ya forma parte de la identidad comunal. Y es por eso que hemos asumido el desafío de planificar esta versión tan excepcional, que esperamos sea la primera primer y única vez”, precisó la encargada de Cultura comunal, Macarena Pérez.

En cuanto a la transmisión del festival, será por streaming y estará a cargo de una empresa especializada en el área que debió se licitada. El monto total de inversión es $23 millones de pesos y contempla señal HD, trabajo de equipo técnico y audiovisual, y equipo de subida de señal para internet y redes sociales.

Respecto de la parrilla programática, en el primer día estarán los grupos “Pascuala Ilabaca” y “Fauna”, mientras que en la segunda jornada cantará Gepe, bailará el Ballet Folclórico Municipal de San Bernardo y debutará con 67 canciones en competencia el Primer Festival de la Canción de Raíz Folclórica. El ganadora o ganadora recibirá un millón y medio de pesos.

En su tercer día, el certamen costumbrista tendrá como artistas principales a Inti-Illimani y Rey de Copas, además del homenaje a la  folclorista local Elena Valdivia, quien recibió el Premio Presidente de la República a la Música Nacional 2020 en género música folclórica.

Respecto de la inversión, el municipio de San Bernardo destinó $140 millones para armar el evento, lo que significó la reducción de un  49,2% del presupuesto. El mayor esfuerzo económico está concentrado en el aparataje técnico para asegurar la correcta transmisión on line, donde destacan las pantallas y paneles led outdoor, e iluminación.

Santiago García S.

 

 

 

 

Continuar leyendo

Comunidad

Trabajo colaborativo de junta de vecinos y empresa Molymet

En la Población Carbomet los huertos comunitarios potencian la sustentabilidad

Guiados por el agrónomo de la empresa Francisco Cornejo, los vecinos siembran lechugas, coliflores, acelgas y melones, entre otras hortalizas, potenciando el autoconsumo. Y el éxito fue tal que la comunidad ya solicita una segunda etapa del programa.

Durante los últimos dos meses, se ha desarrollado en las dependencias de la junta de vecinos de la población Carbomet el proyecto “Huerto Orgánico Comunitario”, auspiciado por la empresa Molymet. La iniciativa tiene como finalidad otorgar a los vecinos las herramientas necesarias crear un huerto sustentable en sus hogares e incentivar la alimentación saludable, el cuidado al medio ambiente y formar monitores para mantener la idea en el tiempo.

El trabajo colaborativo comunidad-empresa permitió que el Departamento de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Molymet asesorara a los vecinos en la construcción de un huerto-invernadero de 24 m2 que, instalado en la parte trasera de la sede social, ha permitido entregar cursos de capacitación en cultivo de hortalizas. De hecho, ya han sido cosechadas lechugas, coliflores, acelgas y melones, entre otras.

“Este proyecto no solo se ejecuta acá, sino que también en la junta de vecinos de Cinco Pinos y Rinconada de Nos. Este invernadero tiene 5 años de garantía, por lo que esto no se acaba, y queremos pintar murales, poner bancas y colocar hierbas medicinales. Esta iniciativa es totalmente gratis y lo único que solicitamos a las personas para sumarse es ser parte de la junta de vecinos”, dijo la presidenta de la JJ.VV. Carbomet, Mónica Correa.

Los vecinos han seguido todas las instrucciones del agrónomo Francisco Cornejo, el tutor.

El especialista a cargo del proyecto“Huerto Orgánico Comunitario” es el agrónomo de Molymet, Francisco Cornejo, quien cumple el rol de tutor en las clases. “Este es un plan piloto que ha tenido una muy buena respuesta de los vecinos, hubo un compromiso enorme desde el primer minuto. De hecho, muchos pudieron haber asistido a la primera clase y no volver, pero no fue así”.

Por su parte, María Mercedes, una de las participantes del curso, destacó las clases impartidas por el agrónomo. “Me pareció muy interesante este curso y muy entretenido, obtuve muchas enseñanzas. El profesor entrega la información de manera muy clara y es un excelente tutor, y tiene ‘llegada’ con nosotros, que es lo importante. Se preocupa de enseñar y de que entendamos”, dijo.

En este sentido, Andrea Urra, otra de las alumnas, mencionó la importancia del programa y  pide realizar una segunda parte. “Igual me gustaría que se alargara un poquito más porque quedaron varios temas que no fueron indagados. Tenemos igual pensado plantar en el exterior y agrandar más el huerto”, opinó.

 ¿Y EL MUNICIPIO?

La Municipalidad de San Bernardo no esta ajena a este tipo de iniciativas, toda vez que el Departamento de Desarrollo Local Sustentable trabaja en la “seguridad alimentaria” a través de la creación de huertos familiares como fuente de autoabastecimiento. Logrando un impacto en 150 familias, los tres objetivos principales del plan son otorgar las herramientas a las familias para construir huertas familiares, educar a los beneficiados en su correcta implementación y asesorar técnicamente a los beneficiados.

Los requisitos para participar fueron: ser mayor de edad, contar con un teléfono celular con acceso a internet, el compromiso con el huerto y poseer terrenos con un mínimo de dos m2 con acceso a luz solar por lo menos 6 horas al día.

Santiago García S.

Continuar leyendo

+VISTO

Todos Los Derechos © 2019 - Desarrollado por Lookandfeel