Respeto y trabajo en equipo, los mejores goles de la Escuela de Fútbol formativa de Vulco S.A.

0
2058

SAN BERNARDO.- Adquirir valores como el compañerismo, respeto, disciplina y trabajo en equipo son algunas de las bondades que la Escuela de Fútbol que Vulco S.A. dispone todos los fines de semana para hijos e hijas de colaboradores, sus familiares y miembros de la comunidad.

En la cancha del Estadio Vulco, donde el histórico Magallanes vivió sus momentos más gloriosos en el profesionalismo, los profesores Jorge Sepúlveda, Roberto Corral y Gonzalo Formas trabajan los sábados con 70 niños la parte física, el trato al balón y la importancia de entender este juego como colectivo.

“Participan hijos, hijas y familiares de los trabajadores, también hijos de los vecinos. Y esta escuela es de carácter formativo, porque si bien participamos en campeonatos competitivos con otras escuelas, somos pedagogos y buscamos que se desarrollen en lo valórico y prepararlos para la vida. Queremos que su futuro no solo sea jugar fútbol o ser un deportista destacado, sino que tengan otras herramientas de desarrollo personal”, opina Jorge Sepúlveda.

Los niños del entrenamiento de 11:30 horas.

Cabe destacar que la Escuela de Fútbol, en concomitancia con las políticas de diversidad de género de la compañía, promueve la participación de niñas. “Estuvimos casi 2 años sin actividad por la pandemia pero luego, y gracias la gestión y compromiso que ha tenido la empresa con las actividades deportivas y recreativas para sus trabajadores, se dio la posibilidad de reiniciar este proceso. Respecto de la igualdad de género, hoy tenemos a 4 niñas entrenando”, agrega el instructor.

Los apoderados informándose de la programación del año.

APORTE A LA COMUNIDAD

Uno de los vecinos que participan en la Escuela de Fútbol es Luis Soto Rodríguez, de Villa “Maestranza”, quien precisa que “la junta de vecinos me dio el dato, así que vinimos ‘al tiro’. Y traigo feliz a mi hijo a este estadio histórico para los sanbernardinos, porque es una instancia vital para él. Entonces, es totalmente necesario que una empresa como Vulco S.A, con la trayectoria que tiene en la comuna, genere estas instancias de participación. No es sólo una fábrica que busca generar dinero, sino que aporta a su entorno y la comunidad. Y eso se agradece”.

Por su parte, Marco Mena sumó a su hijo y dos primos, que son hijos de su hermano Carlos Mena, de la sección ensamble. “Los valores que les entregan es lo que más me gusta, más allá de nuestra pasión por el fútbol. Y es bueno también que la empresa se preocupe de la actividad física de su salud, por lo que es un privilegio que estén acá aprendiendo conceptos importantes como, por ejemplo, el compañerismo”.

Los niños trabajan en dos módulos, es decir, el primero va de 9 a 10:30 horas y, el segundo, de 11:30 a 13 horas. Asimismo, la empresa dispone de manera gratuita un examen médico (electrocardiograma) para cada jugador y jugadora.

Los profesores Jorge Sepúlveda, Gonzalo Formas y Roberto Corral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí