En la Escuela de Fútbol de Vulco S.A. no se ‘tiran paredes’ entre niñas y niños

0
1837

SAN BERNARDO.- Con más de 50 niños, la Escuela de Fútbol de Vulco S.A. inició su trabajo 2023 manteniendo inalterable su espíritu deportivo, de desarrollo personal, inclusión y diversidad de género. Así, porque el programa que lidera la gerencia de Recursos Humanos de la empresa y que lleva a la cancha el profesor Roberto Corral tiene fuerza femenina. Tanto así, que ya dijeron presente en el campo de entrenamiento Florencia Fuentealba, Antonella Moya y Constanza Marín.

Equipadas, con vivas ganas de aprender el juego y ser parte del equipo en categorías Sub 11 y Sub 13, vistieron de corto para someterse a las órdenes del coach para driblear conos, conducir el balón, controlarlo en velocidad y, lo más importante, asimilar la importancia del compañero en un deporte colectivo.

Pero los especialistas dicen que los buenos equipos parten en el arco, pues bien, Florencia Fuentealba llegó con los guantes puestos. Y cómo no, si vibró con todas las atajadas del portero argentino Campeón del Mundo, Damián Emiliano Martínez. El “Dibu”, según su mamá Natalia Villamán, es su fuente de inspiración.

Florencia Fuentealba y el balón en sus manos.

“Le encanta jugar fútbol, y a poco andar nos dimos cuenta de que le gustaba estar en el arco, por lo que, en la tarde, cuando llega su papá del trabajo, juega con él y se pone bajo los tres palos. Y justo cuando andábamos buscando una escuela de fútbol y llevarla, apareció la posibilidad de traerla a Vulco. Y es lo mejor, porque nos queda cerca. Y la semana pasada le llegó contando a su ‘Tata’, que es trabajador de la compañía en división Prensa”, precisa Natalia.

“ME PIDE VENIR”

Tras el necesario punto de hidratación, y vistiendo los colores de Vulco S.A., pisa el gramado la niña Constanza Marín, hija de Marco Marín, trabajador de Fundición. “Es su segundo año acá, y regresamos porque nos pide venir todos los fines de semana. Y si bien a veces juega al arco, creo que con el tiempo ocupará otra posición, ya que el profesor las va rotando. Y me parece bien que la empresa ofrezca estas posibilidades a los niños y niñas, porque les sirve para su desarrollo. Y al principio le daba como vergüenza venir porque había puros hombres, pero ahora ya está acostumbrada y es una más del grupo”, dice.

Constanza Marín con Vulco en el corazón.

“COMPARTIMOS ESTA PASIÓN”

E irrumpe entre los conos Antonella Moya, quien al sonido del silbato driblea ‘rivales’. Y se esmera en cada conducción del balón, pasión que comparte con su papá Mario Moya, de Fundición. “Hoy los niños están muy pegados en la tecnología, en los celulares y todo eso. Y por eso la traje, para que siga jugando fútbol como en la casa, ya que yo también juego… compartimos esta pasión. Y se entusiasmó ‘al tiro’ cuando le comenté que quería traerla a la escuela y allá está ahora, corriendo y disfrutando”.

Antonella Moya, dribleando los conos.

Tras llenar las fichas de rigor y reunirse con los apoderados, a quienes explico la programación anual, el docente y director de la Escuela, Roberto Corral, comentó que el staff de profesores lo integran los profesores de Educación Física con especialidad en fútbol, Roberto Parra (quien fuera alumno de esta Escuela de Fútbol) y Exequiel Contreras.

“Estamos en un período de ajustes, inscripción de niñas y niños y conformación de las categorías, e intencionaremos desde abril nuestra participación en el campeonato de Escuela de Fútbol Formativo, jugando de visita y local, en donde los niños podrán desarrollar la faceta de competición, pero nunca perdiendo nuestro carácter formativo, que es fundamental”, sostiene el docente.

“Todas las niñas y niños saben que venir acá es a aprender el juego, a crecer deportivamente sobre la base de la motivación. Y créame que en las categorías menores no se ve diferencia entre hombre y mujeres, ni en técnica ni velocidad. Tienen las mismas habilidades, para nadie hay dificultades acá”, completa el profesor Corral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí