Bicentenario de San Bernardo: ¿Hacia dónde vamos?

0
2630

Hoy, 9 de febrero de 2021, se cumplen 200 años de existencia de la ciudad de San Bernardo, fundada por allá en 1821 por Domingo Eyzaguirre Arechavala.

El San Bernardo de hoy dista enormemente del caserío de la primera mitad del Siglo XIX. Hoy es una comuna de más de 300 mil habitantes, con un área urbana consolidada y un sector rural que lentamente va retrocediendo. Una gran ciudad con los beneficios y costos propias de su condición.

No, la verdad es que no quiero hacer de esta pequeña columna un relato de la historia de San Bernardo. Tampoco quiero hacer un análisis comparativo entre lo que fuimos y lo que somos. Lo que quiero plantear es una mirada de futuro, una mirada del “hacia dónde vamos”

Y quiero plantearme desde la preocupación. He tenido la oportunidad de recorrer la comuna de San Bernardo durante los últimos tres años, y de la conversación con las vecinas y vecinos, y por cierto del análisis propio, es que la verdad no sabemos hacia dónde va nuestra comuna.

San Bernardo podemos imaginarlo como un gran trasatlántico que está a la deriva en medio del océano, y que por lo tanto no avanza con dirección conocida.

Por ello es que se hace necesario que este transatlántico tenga una conducción, que utilice instrumentos que le permitan orientarse y definir su destino a alcanzar.

¿Y cómo hacemos para dar un golpe de timón y comenzar a avanzar hacia ese destino? La respuesta fácil sería que “elijamos a un alcalde o alcaldesa que nos de luces y nos conduzca hacia un futuro mejor”. Sin embargo, mi opinión es que el timón de este gran barco debe tomarlo la ciudadanía y el destino de nuestro viaje pensado y definido por la propia gente.

Este bicentenario es un buen momento para repensar y mirar hacia adelante. El llamado entonces es a mirar el futuro y prepararnos para los nuevos desafíos. El destino de San Bernardo depende de nosotros, de las vecinas y los vecinos.

Por lo pronto, esta década que comenzamos debiese ser transitada con un 2030 como nuevo horizonte.

Miremos ese lejano año 2030 como una nueva oportunidad para nuestra comuna. Pero, esta vez hagamos el esfuerzo para que en el momento de llegar al 2030 podamos mirar hacia atrás y constatar que hemos avanzado por un camino trazado.

Por nuestros hijos, que nunca más nos ocurra lo que hoy sentimos. Que nunca más nos pase que no tenemos claridad para dónde va nuestro San Bernardo.

Alvaro Jorquera M.

Cientista Político y Máster en Desarrollo Local.

“Las opiniones vertidas son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten, y no representan necesariamente el pensamiento de este medio de comunicación independiente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí