Alianza Junji-Consorcio Santa Marta: 200 niños reciben educación gratuita

0
1093

LONQUÉN.- Desde sus inicios, Consorcio Santa Marta ha realizado un trabajo continuo con sus comunidades en cuatro pilares fundamentales: Educación, Medioambiente, Deporte y Calidad de Vida. La educación es futuro por lo que ese compromiso se expresa través de la colaboración permanente con la escolarización y educación de niños y jóvenes de las localidades aledañas a sus instalaciones.

Hace más de 10 años está comprometido con la educación primaria de los niños de las comunas rurales de Lonquén e Isla de Maipo. A través de un acuerdo público privado con la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Junji), construyeron dos establecimientos educacionales para la comunidad. Estos llevan 15 años funcionando sin pausa: el Jardín Infantil y Sala Cuna Harawy, ubicado en Isla de Maipo, el cual a la fecha recibe a 136 niños de escasos recursos y el Jardín Infantil y Sala Cuna Araucarias, en Lonquén, a cargo de 44 niños.

Ambos establecimientos educacionales primarios son los únicos que existen en la zona. Cuentan con un equipo multidisciplinario compuesto por parvularias, profesores de educación física, psicólogos y asistentes sociales. Además, este año se incorporarán al equipo a través de una alianza con la Fundación Avanzando por un Sueño, neurólogos, educadores diferenciales y equinoterapeutas para los niños con necesidades especiales, como Trastornos de Espectro Autista y Síndrome de Down, con el objetivo de contener a las familias, entregar las herramientas necesarias para los profesores y mejorar la calidad de vida de los niños.

“La comunidad respeta mucho el trabajo que realizamos a través de los jardines infantiles. No sólo nos hacemos cargo de la educación primaria de los niños, sino que también apoyamos mucho a las familias. Tenemos un furgón que se encarga de traer hasta los jardines e ir a dejar a sus respectivas casas a la mayoría de los niños, como es una zona rural muchos de ellos viven lejos y para los papás es difícil el tema del traslado. Además, en pandemia no dejamos de funcionar ningún día, fuimos casa por casa a entregar material a los niños para que pudieran seguir sus procesos educativos. Aquí los niños reciben educación de calidad y mucha contención. Tenemos exalumnos que llegaron chiquititos, de 3 años, y que hoy están en la universidad, son nuestro orgullo”, explica con orgullo Johana Duperat, Coordinadora de los jardines infantiles.

Por medio de esta alianza, Consorcio Santa Marta ha fomentado en los niños una educación con foco en el medio ambiente. “Estamos muy orgullosos de todo lo que se ha conseguido a través del funcionamiento continuo de estos jardines infantiles durante 15 años. Para nosotros es fundamental el cuidado del medio ambiente, es uno de nuestros pilares estratégicos, por eso hemos implementado un proceso educativo enfocado en preparar a las nuevas generaciones para cuidar el planeta y sus recursos naturales. Ambos jardines cuentan con sello medioambiental. En ellos hay invernaderos, puntos de reciclaje y huertas”, señala Francisca Donoso, jefa de Asuntos Corporativos de Consorcio Santa Marta.

Adicionalmente realizan un trabajo en conjunto con las comunidades para la identificación, jerarquización y solución de sus principales necesidades, es por esto que también entregan becas de estudios superiores y de básica a niños de Lonquén, así como talleres para preparar las pruebas de ingreso a la universidad. Sin descuidar a sus colaboradores entregando becas de estudios a sus hijos.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí